¿Dietas puntuales o vida sana anual?

Más allá de la época del año en la que estamos, llevar una dieta de comidas saludable y equilibrada, unido a unas buenas costumbres de consumo en general y al ejercicio diario, suele marcar la diferencia entre tener que realizar «operaciones» verano, bikini, vacaciones, etc. o estar genial todo el año.

Con la salud no se juega

Gozar de buena salud no es únicamente no estar enfermo. Para que el estado general de la persona sea saludable hay que considerar una serie de elementos más y entender, que estar sanos no solo dependerá de los que comemos, sino también del trabajo que realizamos, de cuánto nos ejercitemos, de las relaciones familiares y sociales que tengamos, de si nos divertimos, si sufrimos y un largo etc.

Si bien el antónimo de salud es enfermedad, un estado de bienestar requiere un equilibrio, por eso los factores que mencionamos antes también intervienen a la hora de ayudar a que una persona esté bien. No solo se debe carecer de afecciones o tenerlas controladas, es fundamental sentirse bien con uno mismo, en todos los aspectos.

¿Las dietas son buenas?

En realidad, el problema no son las dietas, siempre y cuando hablemos de planes de comidas nutricionalmente equilibrados. El inconveniente está en la inconsecuencia, que lleva a los individuos a tener que adelgazar cada tanto tiempo, por no ser capaz de ceñirse a unos parámetros de salud durante el resto del año.

Estos cambios continuos o estados de vaivén afectan profundamente a las personas a nivel físico y psicológico, algo que, de ninguna manera puede ser positivo. Genera desgaste emocional y corporal, frustración, inseguridad y puede ocasionar problemas de salud que acaben siendo crónicos, como es el ejemplo de la diabetes.

¿Cómo hacer una dieta de forma correcta?

Lo ideal es acudir a un especialista en nutrición y que sea él quien decida si hay que hacer algún tipo de dieta. El profesional será la persona encargada de planificar las rutinas diarias de comidas y ejercicios, con el fin de que la persona llegue al peso que el médico considere ideal, según su edad, talla y constitución física, consiguiendo adoptar unos hábitos saludables.

Y es que cada cuerpo es diferente y no todos responden de igual forma a las dietas, por eso es fundamental personalizarlas. Además, para realizar una dieta integral, el profesional debe conocer el estado general de su paciente, qué alimentos y ejercicios le gustan y cuáles no, qué tipo de hábitos tiene (tabaco, alcohol), etc.

La idea es que, una vez llegado al peso adecuado la persona se mantenga en el mismo, sin grandes variaciones, siguiendo un plan de comidas que incluya todo tipo de alimentos, un consumo de calorías balanceado y sin olvidar que la salud es integral y se deben realizar ejercicios físicos y mentales diariamente.

El mejor consejo es evitar comer entre horas y cumplir con la cantidad de comidas indicadas. Y tener presente que no todo debe estar prohibido, teniendo consideración y cuidado con las cantidades,  podremos permitirnos algún capricho de vez en cuando.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. Más información sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies